5 hábitos que tu cabello te ruega que dejes!

 

Tu cabello te odia a veces ... Es verdad, y todos sabemos que somos (o hemos sido) culpables de maltratarlos. ¡Si su cabello pudiera hablar, Te diría que dejes de hacer lo siguiente inmediatamente!

 

1. Aquí hace calor ...

Si estás acostumbrada a secar tu cabello a altas temperaturas agregando un poco de plancha todos los días, ¡tu cabello está gritando! Aquí hay algunos consejos para combatir el calor:

Trata de agregar un difusor a su secador de pelo al secarse. No solo reducirá el flujo de aire caliente, sino que permitirá que su textura natural se vea mejor, reducir el frizz y mejorar el brillo de su cabello.

Si su frizz es simplemente demasiado difícil de manejar, considere un tratamiento de suavizado de queratina (o suavizado brasileño) como el tratamiento Nouar Maxx para una solución de frizz a largo plazo. Hará que la textura de tu cabello sea más manejable.

Cuando utilices la plancha, utilice siempre un protector térmico como este producto.

 

2. ¡Limpiador no significa necesariamente más hermoso!

El champú diario puede llevar a más problemas de los que crees. De hecho, esto puede secar tu cabello y tu cuero cabelludo sin olvidar que su color puede desvanecerse muy rápidamente. Tu pelo te ruega que levantes el pie.

Aquí hay algunos consejos para gestionar la transición:

Asegúrate de lavarte bien el pelo. Suena básico, pero la técnica es la clave. El lavado (y especialmente un enjuague a fondo) puede ayudar a prolongar su champú eliminando el exceso de aceite y el efecto de "acumulación" (acumulación de productos en el cabello que los hace pegajosos e impermeables al cuidado que reciben.)

Asegúrate de usar el champú adecuado para tu tipo de cuero cabelludo (use un acondicionador para tratar las puntas secas y el frizz). Los champús humectantes no son buenos para el cuero cabelludo graso y los champús volumizantes deben evitarse si tienes un cuero cabelludo seco.

Trate de espaciar los lavados del cabello, pero sin llegar a dejar que cojamos grasa en él. Un lavado cada dos o tres días puede ser unos periodos óptimos para que el cabello siempre este limpio. Lógicamente dependerá de las rutinas diarias en las que vivas; no puede ser lo mismo trabajar en una oficina, que trabajar en una piscina.

3. ¡No ignores tu cuero cabelludo!

Cuando se trata de su cuero cabelludo, cuanto más sepa, mejor será. Los problemas del cuero cabelludo no deben ser ignorados. Si su cuero cabelludo está seco, o si tiene picazón, problemas con la caspa, es importante saber cómo resolver el problema antes de que se vuelva más serio. Incluso acudir a un dermatólogo puede ser en ocasiones una solución perfecta, y en la que muchas mujeres no pensamos y no dejamos de buscar el producto milagroso que lo cura todo. Eso no existe.

 

4. Detener la dilación del cabello.

Puede ser el momento de hacer una cita con el peluquero. Te lo mereces y es lo mismo para tu cabello. Los cortes regulares ayudan a tener un cabello hermoso, menos quebradizo y menos bifurcado.

 

5. Comprender el cuidado del cabello.

Es importante cuidar bien su cabello con productos y tratamientos adaptados a su tipo de cabello, clima y estación y rutina diaria.